Gracias por sus latidos de afecto y cariño que alimentan al Alma.

martes, 27 de octubre de 2009

Abuela ( 3 ra. y final )


( foto de mi abuelita Luz Orozco León Vda. de Mayorga )
Mi abuela, me leía los cuentos, conmigo sentada en sus rodillas, señalándome con un dedo, los dibujos.Cuando por primera vez, iba a depositar, una historieta en mis manos.Me explicaba, paso a paso, en que consistía la trama.Al terminar, se iba a su quehacer cotidiano; y me dejaba en libertad, de hacer lo que quisiera con las revistas o cuentos.


Tomando en cuenta, que yo aun no sabia leer, podría doblarlos, recortarlos, rayarlos, pintarlos, o solo mirarlos.Tenía libertad absoluta, sobre el destino de esas revistas.Yo hojeaba y hojeaba, mirando los dibujos, tratando de recordar, lo que me había explicado mi abuelita.


Pero para mí, todos esos dibujos, repasados hasta el cansancio, me era posible verlos, en una especie de tercera dimensión.Cada personaje, de cada cuadrito adquirían vida, hablaban, se movían, y yo platicaba con ellos.Cada que volvía a hojearlos, actuaban diferente, así como sus platicas y en conclusión, sus desenlaces, también, eran de lo mas inesperados.


Hubo veces, como en el cuento de la mano gigante, que me metí a las páginas, y corrí, huyendo de la mano, junto con los demás personajes, de ese drama.Es decir, que yo entraba y salía, de los cuentos y revistas, por mi voluntad.Para mí, eran tan reales, como lo que vivía con mi abuelita.Podía estar sentada, con una revista abrazada contra mi pecho, riendo a más no poder, por todas las aventuras, que había experimentado.


Mi abuelita, era mi confidente.Ella lavando y preguntándome, ¿y que paso, hijita?¿Y que hiciste tu?Ella guisando, me llamaba, y pedía que le narrara, como se estaban portando, en tal o cual revista, sus protagonistas.Y agregaba de su cosecha, un fíjate que hace mucho, paso un caso muy parecido. Te lo voy a contar. Escucha bien, pon atención.


Llegó el tiempo de ir a la escuela.Me inscriben.La maestra, nos pone a hacer planas y planas de bolitas, palitos, remolinitos, pinitos…Luego, nos hacen dibujar, una bolita roja, con un palito verde, y debajo ponerle las palabras, la manzana es roja.O dibujábamos, un círculo amarillo, con palitos alrededor, y escribir debajo… el sol es amarillo.¡Que aburrido!Y de pilón, dejaban planas de ese trabajo, como tarea.
Por fin, llegaron las vacaciones.Le pido a la abuela, que me entregue mis revistas, cuentos e historietas.Las había guardado con llave, para que no me distrajera, y así, pusiera todo mi empeño, en la escuela.Llevo una pila de mi colección de impresos a mi cuarto.Brinco, sobre la cama de gusto; luego un par de marometas para festejar y me dispongo a disfrutar de lo que realmente, me encanta.


Abro una revista y otra.Abro un cuento y otro.¿Y que veo?Solo dibujos inmóviles, mudos.Planos, como calcamonias.Voy con la abuela. Hay en mi boca un sabor amargo, de desencanto.


Le pregunto, porque ya no puedo verlos moverse, ni los escucho.¿Que paso?Se acerca la abuela a mí, me carga.Se sienta en su sillón favorito, acomodándome en su regazo.


Me mece un rato, como cuando se consuela a un niño que ha perdido, algo muy querido.Y me dijo, lo siguiente, en un tono bajito:-Es que ya aprendiste, a leer.Cuando nacemos, sabemos muchas cosas hermosas; y a medida que crecemos, las olvidamos.Y en su lugar, adquirimos conocimientos, que nos envuelven, y endurecen el alma.Gracias a esos conocimientos, nos defendemos, en esta vida, unos de otros.
Sino, seriamos rebasados, por lo que nos rodea.

Pero no te apures, llegaras a una edad, en que podrás de nuevo maravillarte, por las cosas sencillas, que son en realidad, maravillas, de la creación de Dios.
Estirando la mano, toma un cuaderno, y un lápiz, que yo había dejado, sobre una mesita.Lo abre, busca una hoja limpia, y dibuja, calmadamente, un círculo, y me pide que observe bien.Después, me pide que yo lo haga, mientras, me explica su significado.
Mira, mi niña, así se tocan, los dos extremos, la niñez y la vejez.
Son las edades, en que se comprende mejor el mundo, al principio, y al final de la vida.

15 comentarios:

  1. Hola Marucha, que bello lo que escribiste, parecía que te estaba viendo de chiquitina con tu abuelita y que sabias las palabras que te dijo.

    Muchos besos amiga.

    ResponderEliminar
  2. Emy, gracias por tu visita, me es muy grato visitar tu blog.
    RECIBE UN ABRAZO.
    Emy amiga por siempre.

    ResponderEliminar
  3. Hola:

    Muy bonita tu historia, me gusta mucho tu forma de relatar, pues haces sentir que uno esta dentro del relato.

    ¡Saludos!.

    ResponderEliminar
  4. Armando,gracias por tus comentarios.
    Recibe un abrazo desde ciudad Madero,Tamaulipas.

    ResponderEliminar
  5. Recuerdos de nuestras abuelas cuando estuvieron a nuestro lado, recuerdos de cariño.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Holaaaa Marucha, tienes un premio en mi blog.

    http://emy-cofredepremiosyregalos.blogspot.com/.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Emy, gracias por el premio, iré por el.
    Emy,amigas por siempre.

    ResponderEliminar
  8. Hola, Marucha...

    Fueron nuestros abuelos unos verdaderos maestros que con sus enseñanzas marcaron nuestras vidas y nos dejaron imborrables recuerdos en el alma.

    Muy bonitas crónicas nos regalas.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  9. Rafael Lizarazo gracias por tu amable visita.
    Recibe un abrazo con afecto.

    ResponderEliminar
  10. Yo crecí bajo el regazo de mi abuela materna que se llamaba Luz así como ustedes.

    Tu texto lleno de verdad y cariño es similar a mi historia de vida.

    Y sí las abuelas son lo mejor de este mundo...

    Un abrazo y beso con cariño para mi amiga María Luz.

    ResponderEliminar
  11. Tener una abuela es tener un regalo del cielo, a parte de los padres...

    Has hecho un relatos de ella extraordinario, iba leyendo y me emocionaba, por lo bonito y por el mero echo de que yo no he tenido la suerte de conocer a ninguno de mis abuelos.

    Y eso aun me crea más tristeza.

    Tan sencillo como leer un cuento o que te lo contasen, nunca he tenido esa suerte.

    La vida es así desde que naces ya te va preparando para superar retos aun mayores...

    Un ratito muy grato en esta tu casita, pero ahora me voy a seguir de visitas que aun me quedan unas cuantas amigas por comentar.

    Te deseo te pases una semana linda al lado de quien aprecias y te aprecian.

    Un beso de oso.

    Chao.

    ResponderEliminar
  12. Gata Coqueta, gracias cariño por tus maulliditos en esta tu casa-blog.
    Recibe un abrazotooooote desde estas tierras.

    ResponderEliminar
  13. !Que preciosidad de relato Marucha!, cuanta ternura en los recuerdos de las abuelas ¿verdad?, yo, estoy también de acuerdo con lo que decía tu abuela Luz, la niñez y la vejez se tocan, y son los momentos en los que mejor se comprende la vida... a mi mis maestras también me mandaban de tarea planas y planas, las que más me gustaban hacer era las planas de cuentas, que por otra parte eran las más odiadas por mis hermanos y por las demás niñas compañeras de clase, pero ya ves, a mí, desde pequeña siempre me gustaron los números.

    Tu relato es maravilloso, por todo el contenido, y por como nos lo has contado tan dulcemente, con tanta ternura.

    Un besote supergordo

    ResponderEliminar
  14. apm amiga, si vieras que soy un fracaso en los números.

    Recibe un abrazotooote desde estas tierras con mucho cariño.

    ResponderEliminar

Gracias por visitar el blog.

Portada del libro "Más allá"

Portada del libro "Más allá"
Camino de Amor Infinito
Se ha producido un error en este gadget.

Visitemos blogs